WEB
04 / 04 / 2019

EL FAMOSO COLLAR DE ÁMBAR, MÁS RIESGOS QUE BENEFICIOS

Queridos papás atentos con esta información que les daré. Investigue en bastantes fuentes científicas y estos son los resultados.

La erupción dentaria es un proceso fisiológico en el cuál nuestros hijos comienzan a tener sus primeros dientes, esto ocurre entre los 6 y 30 meses aproximadamente. Es cierto que los niños presentarán cierta incomodidad, hipersalivación y estarán mas mañositos pero existe muy poca evidencia que respalde cuadros de fiebre alta, diarrea y otros signos y síntomas, ya que estos se atribuyen más a cuadros virales o bacterianos propios de la edad.

 El famoso collar de ámbar pareciera calmar a muchos papás y, por consecuencia, a sus hijos. Pero aquí les cuento de la realidad.

 ¿Qué es el ámbar?  Es una resina de árbol solidificada, que la apreciamos por sus lindos colores y se promueve por sus “propiedades curativas”. Sin embargo, el collar que se encuentra en el mercado son en su mayoría plásticos con tinciones donde el ámbar se puede o no encontrar, y si está es en un bajísimo porcentaje ya que es muy caro.

¿Cuáles son esas propiedades curativas? Estas tampoco están comprobadas, pero lo que se promueve es el Acido Succínico (posible analgésico), el cuál está en el ámbar en una proporción del 5% a 10%, el cuál para pasar a estado líquido y supuestamente atravesar la piel para llegar al sistema circulatorio debe fundirse a 180 grados cuando el calor corporal de un ser humano es de 37 grados. Por lo tanto, no puede derretirse ni liberarse el ácido.

La FDA y la Academia Americana de Pediatría prohíbe el uso de joyas en menores de un año y pediatras no recomiendan su uso hasta los 4 años.

Esto por su riesgo de estrangulamiento y asfixia, si bien las estadísticas son bajas y se han realizado estudios de resistencia del collar mismo, basta que una sola vez se echen una pelotita a la boca o nariz para tener asfixia. Por otro lado, el plástico de los collares está altamente colonizado por bacterias las cuáles pueden causar infecciones en ambientes que lo propicien.

Lo impactante de este tema es que, incluso cuando las familias saben esta información prefieren continuar su uso por su miedo irracional a ver sufrir a sus hijos durante la dentición, el cuál sobrepasa el temor al riesgo de estrangulamiento.

En el próximo artículo les escribiré de cómo aliviar las molestias de la dentición.

Cualquier inquietud no duden en escribirnos!

Autor: Doctora Laura Cruz, Odontopediatra, Universidad de Los Andes

Bibliografía:

  1. Soudek L, McLaughlin, Fad over fatality? The hazards of amber teething necklaces.
    Paediatr Child Health. 2018 Apr;23(2):106-110. doi: 10.1093/pch/pxx158. Epub
    2017 Nov 28
  2. Taillefer A, Casasoprana A, Cascarigny F, Claudet I. Infants wearing teething
    necklaces. Arch Pediatr. 2012 Oct;19(10):1058-64.
  3. Jacobson R. Amber Teething Necklaces Pose Choking Hazard. New York Times.
    October 11, 2013. Available from the Internet
    at http://well.blogs.nytimes.com/2013/10/11/amber-teething-necklaces-pose-
    choking-hazard/?_r=0 (cited 12/20/16).
  4. Snyder S. Amber Waves of Woo. Science-Based Medicine. April 11, 2014. Available
    from the Internet at https://sciencebasedmedicine.org/amber-waves-of-
    woo/ (cited 12/20/16).
  5. Mills E, O’Neill LA. Succinate: a metabolic signal in inflammation. Trends Cell Biol.
    2014 May;24(5):313-20.
  6. Australian Academy of Paediatric Dentistry. Teething. Available from the Internet
    athttp://aapd.org.au/articles/teething.