WEB
19 / 07 / 2019

¿Por qué los primeros 1000 días de vida importan?

Los primeros 1000 días de vida del bebé corresponden a un período llamado intervalo de oro; se le llama así por la gran importancia que tiene y comienza a contar desde el embarazo (270 días de embarazo) hasta los primeros dos años de vida (365 + 365 = 730 días). 

Muchos de los hábitos que tiene la mamá durante el tiempo de embarazo y en los primeros años de vida (del bebé) pueden influir en el riesgo de que en el futuro el niño desarrolle algunas enfermedades. Así, por ejemplo, está comprobado que una dieta correcta y controlada puede prevenir enfermedades como la obesidad y el asma, entre otras.

Como Odontopediatras, a nosotras también nos preocupa este intervalo de vida. Pues existen diversos factores que se dan durante el embarazo, como el consumo de medicamentos, el stress u otras complicaciones, que pueden ocasionar defectos de esmalte en los dientes de la primera infancia.

Un factor a mencionar es la forma cómo se alimenta un niño, ya que esto está directamente relacionado con la formación y desarrollo de las estructuras orofaciales, además de que puede favorecer (o no) a la alineación de sus dientes. Por ejemplo, el amamantamiento en los primeros meses de vida va a contribuir al desarrollo correcto de los huesitos de la cara, músculos y articulaciones. Y luego, cuando comienzan a salir los dientes, se vuelve fundamental cambiar su alimentación a mixta para que siga su correcto desarrollo; y así continuar en el tiempo con las recomendaciones según la edad.

No podemos dejar de resaltar la importancia del contenido nutricional. Hoy está comprobado que, durante los primeros días de vida, los niños NO requieren azúcar en su dieta ni tampoco suplementos de esta. Sabemos que el azúcar es un importante factor de riesgo para la caries dental. Por ello, si la mamá consumió azúcares durante el embarazo y le suelen dar al niño en sus primeros años de vida, no solo será más propenso a enfermedades como obesidad y diabetes, sino que también, el riesgo de caries aumentará significativamente. Además, mientras el bebé sea más expuesto a alimentos con azúcar, más va a pedir este sabor a medida que vaya creciendo, y por tanto, será muy difícil “quitarle” esos alimentos cuando sea más grande.

Es por todo esto, que como profesionales de la salud, te recomendamos instaurar hábitos saludables en los primeros mil días de tu bebé: son los hábitos que perdurarán durante toda su vida.

EFONI european foundation for the care of newborn infants

Pietrobelli A1,2Agosti M3MeNu Group1.Nutrition in the First 1000 Days: Ten Practices to Minimize Obesity Emerging from Published Science. Int J Environ Res Public Health. 2017 Dec 1;14(12). pii: E1491. doi: 10.3390/ijerph14121491.