WEB
02 / 08 / 2019

Caries incipientes

Para entender bien qué son las caries incipientes y cómo tratarlas debemos saber qué es la carie dental. La carie dental es una enfermedad crónica muy común, que se caracteriza por ser un proceso dinámico, en el que constantemente se está desmineralizando y remineralizado nuestra superficie dental. El hecho de que se forme un “hoyito” o no, está determinado por aquellos factores que influencian las caries, como son la ingesta de azúcares de nuestra dieta, la higiene bucal, la exposición a flúor y las propias características de nuestros dientes y saliva. Por ejemplo, si no hay una buena higiene bucal y hay consumo de azúcar constante en la boca, las bacterias que se adhieren a los dientes van a metabolizar los azúcares de las comidas produciendo ácidos en grandes cantidades. Estos, con el tiempo van a desmineralizar la superficie del esmalte, dando como resultado una cavidad u “hoyito” en el diente. A esta cavidad que se forma la llamamos: lesión de caries moderada o avanzada (dependiendo de su profundidad). Aunque, debemos saber que también existen lesiones de caries que no se ven tan fácilmente; son las llamadas caries incipientes. Las caries incipientes son lesiones activas que solo involucran el esmalte dental. Microscópicamente se observan como áreas con pérdida de minerales, como si fueran poros en la estructura, pero la superficie externa mantiene su forma. Macroscópicamente cuesta detectarlas porque se ven como manchas blancas que se observan al secar muy bien la superficie dental. Incluso, es muy común que las manchas blancas estén cubiertas por placa bacteriana en la parte cervical del diente (justo antes de que empiece la encía). A veces se ocultan también en las superficies que están entre dientes o en las fisuras de las muelas. La buena noticia es que estas caries incipientes pueden ser revertidas remineralizando estas superficies, para que la caries no siga avanzando y no se forme el famoso “hoyito”. Para lograr esto, es imprescindible tener un control estricto de los factores de riesgo y una buena terapia de fluorización supervisados por tu odontólogo tratante. Por eso, te recomendamos llevar a tus niños a sus controles dentales, para que puedan pesquizar estar caries antes de que sean irreversibles.