WEB
28 / 08 / 2019

Respiración Bucal

La respiración bucal es un síndrome; un conjunto de alteraciones que conllevan a una disfunción respiratoria en la que el paciente respira principalmente por la boca y no por la nariz. El principal problema es que, ya que no se respira como se debe, el cuerpo comienza a experimentar cambios para adaptarse a esta nueva forma de respirar, que no es la adecuada.

Se debe a múltiples causas tales como obstrucción de las vías áreas superiores por rinitis alérgica crónica, hipertrofia de adenoides y/o amígdalas, desviación de tabique nasal y/o a malos hábitos o posturas viciosas. Es importante realizar un diagnóstico diferencial por especialistas como odontopediatras, otorrinolaringólogos y kinesiólogos/traumatólogos lo que permitirá aclarar si su origen es producto de una obstrucción de la vía aerea superior o un mal hábito, y además si la disfunción presente está provocando una apnea obstructiva del sueño en el niño (1) (2).

Un paciente respirador bucal se puede presentar muchos problemas que afectan su calidad de vida: alteraciones posturales como anteposición de la cabeza, pie plano, cierre labial alterado (90%), paladar estrecho y profundo (50%), lengua baja, deglución atípica, mal posiciones dentarias, ronquidos, microdespertares nocturnos, apneas del sueño, enuresis nocturna (incontinencia urinaria), somnolencia durante el día, déficit atencional, dificultades de aprendizaje, boca seca, mayor riego de caries(2) (3) (4).

El diagnóstico precoz en niños es importante ya que si la respiración bucal se mantiene puede provocar malformaciones óseas en los huesos maxilares, mal posiciones dentarias, alteraciones funcionales y de la estética facial, trastornos emocionales, alteraciones de otros sistemas y problemas de aprendizaje (3). Cabe destacar que una nutrición saludable es muy importante, las estadísticas indican que un niño con síndrome de la apnea del sueño y con obesidad tienen un 40% MÁS DE RIESGO DE TENER UN DAÑO ENDOTELIAL Y DISFUNCIÓN COGNITIVA, ASOCIADA A DAÑO NEURONAL, a su vez a los 30 años puede tener un infarto al miocardio comparado con un paciente sano.

Tanto como su diagnóstico, el tratamiento de la respiración bucal es multidisciplinario integrando médicos otorrinolaringólogos, Ortodoncistas, kinesiólogos y/o fonoaudiologos. Por lo que es importante tener ayuda profesional lo más pronto posible, ya que una vez que se consigue mejorar o corregir este hábito, el cambio en la calidad de vida de los niños es muy significativo. Podremos observar una mejora a nivel facial, mejor y más eficiente respiración que conllevará a una mejora en la capacidad de concentración influyendo positivamente en las actividades diarias del niño (5).

Dra. María Ignacia Sat Yáber

Postítulo en curso de Ortodoncia y Ortopedia Dentomaxilofacial, Universidad de Chile.

Cirujano dentista Universidad de Los Andes

1. Pérez Quiñónez JA, Luis Martínez J, Moure Ibarra M, Pérez Padrón A. Respiración bucal en niños de 3-5 años. Parroquia Catia la Mar Vargas. Enero-junio de 2008. Rev Méd Electrón. [Seriada en línea] 2010;32(5). Disponible en URL:http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202010/vol5%202010/tema03.htm.

2. Parra CY. Síndrome del insuficiente respirador nasal. Rev Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. 2002

3. Espinoza A., et al. Prevalencia de anomalías dentomaxilares y malos hábitos orales en pre-escolares de zonas rurales de la población beneficiaria del Servicio de Salud de Viña del Mar-Quillota. Rev Chil Ortod Vol 28(2); 58-65, 2011

4. Bhattacharjee R, Kheirandish-Gozal L, Pillar G, Gozal D: Cardiovascular complications of obstructive sleep apnea syndrome: evidence from chidren. Prog Cardiovasc Dis 2009; 51: 416-33.  

5. Logopedia a domicilio. Influencia de la respiración bucal en los aprendizajes. Obtenible en http://www.logopediadomicilio.es/influencia-de-la-respiracion-bucal-en-los-aprendizajes/