WEB
18 / 12 / 2019

¿Qué es un mantenedor de espacio?

Un mantenedor de espacio es un aparato hecho a la medida de cada paciente que se utiliza para preservar el espacio que dejó uno o más dientes que se perdieron antes de tiempo, ya sea por caries o traumatismos (golpes y caídas).

Su uso permite que el diente permanente que está en desarrollo pueda erupcionar en su posición correcta y con el suficiente espacio, dado que imitan el rol de guía que tenía el diente primario perdido.

Es por eso que el mantenedor de espacio se usa hasta que el diente permanente aparece o está a punto de aparecer en la boca del niño.

¿Por qué es necesario usar un mantenedor de espacio?

Cuando un diente primario se pierde antes de tiempo, los dientes que están a los lados tienden a juntarse y a “cerrar” ese espacio, lo cual impedirá que el diente permanente pueda salir en su posición correcta. Esto muchas veces se traduce en tratamientos de ortodoncia más largos y complejos a futuro.

Además, los mantenedores de espacio ayudan a devolver una mejor función masticatoria y fonética (pronunciar bien), mejoran la estética (sobre todo si se pierde un diente anterior).

¿Qué tipos de mantenedor de espacio hay?

Por lo general se clasifican en mantenedores de espacio fijos (por lo general son metálicos y están “pegados” a otro diente mediante un cemento) o removibles (similares a los aparatos removibles acrílicos de ortodoncia).

Su forma varía de acuerdo a la cantidad y ubicación de los dientes perdidos, necesidades estéticas y de otros tratamientos de ortodoncia interceptiva.

Es por eso que su uso e indicación debe ser previamente evaluado por un especialista en Odontopediatría y Ortodoncia con una radiografía panorámica y un estudio de los espacios y desarrollo de los dientes permanentes en evolución; además de un análisis de la mordida del niño para ver si es necesario adaptarlo a otro tratamiento de ortodoncia interceptiva (por ejemplo mordidas cruzadas).

Es importante saber que NO todos los niños pueden usar un mantenedor de espacio.

Tenemos que considerar la madurez y cooperación de cada paciente, dado que al ser aparatos pequeños existe un riesgo , en niños muy pequeños, de que los puedan tragar o aspirar.

Además debe existir un espacio mínimo suficiente para poder instalarlo, en casos de que no sea así se debe evaluar con un ortodoncista y ver si es posible “aumentar el espacio” mediante el uso de espaciadores (similares a los mantenedores de espacio pero que admás recuperan pérdidas pequeñas de espacio) u otros tratamientos ortodóncicos.

No debemos olvidar también que los mantenedores de espacio se realizan sólo cuando existe un sucesor permanente y este aún le falta para erupcionar.

¿Qué hay que hacer una vez que mi hijo tiene instalado un mantenedor de espacio?

Es posible que a cada niño le tome un par de días acostumbrarse a tener este dispositivo en su boca, lo cual es normal.

Es muy importante que tu dentista te enseñe a utilizarlo y a realizar una correcta higiene de dientes y mantenedor de espacio, ya sea fijo o removible, para mantener la salud de los dientes y encías del niño.

Hay que tener algunos cuidados con el consumo de algunos alimentos, como chicles y dulces, que pudiecen soltar o sacar el mantenedor de espacio (fijo) o bien quedarse pegados o “enredados” en él.

No olvidemos que es muy importante controlar la integridad y progreso del tratamiento con el mantenedor de espacio con tu dentista!

Autora: Dra. Constanza Tegtmeier